Lautaro Labrín: el joven palista neuquino que sigue los pasos de los campeones
14 abril, 2021
Bauti
Nuestros tenistas dejaron su huella en el Torneo Regional
11 agosto, 2021

A sus 25 años, es una gran referente de esta disciplina a nivel nacional y es un orgullo tenerla entre nuestras deportistas.

Victoria “La China” Lara es la nueva incorporación deportiva de nuestro club. Llegó para sumarse al equipo de Las Bigualas y disputar el Torneo Federal Femenino 2021. A sus 25 años, es una gran referente de esta disciplina a nivel nacional y es un orgullo tenerla entre nuestras deportistas.

Nacida y criada en San Martín de los Andes, Victoria comenzó a jugar al básquet a los 12 años, cuando el básquet femenino no era, siquiera, una opción: “En San Martín (de los Andes), en Los Zorros, que era el club donde jugaba, no había básquet femenino entonces el único contacto con el femenino que yo tenía eran las selecciones provinciales”, recuerda la China.

Luego, a los 16 años le llegó una gran oportunidad cuando la llamaron de un club de Buenos Aires, y de ahí no paró de crecer en su carrera deportiva.

“Estuve en varios clubes como en Estrella de Berisso. En 2018 tuve la posibilidad de irme a jugar a Quimsa de Santiago Del Estero y salimos campeonas de la Liga Nacional. En 2014 y 2015 fui parte de los equipos nacionales de categorías u18 y u19. Jugamos un pre mundial en Colorado (EEUU) y quedamos terceras, lo que nos dio la plaza para poder ir a jugar el mundial de Rusia 2015”, detalla.

Esta deportista, lleva más de la mitad de su vida jugando al básquet y, luego de este rápido repaso por su carrera deportiva, reflexiva, rescata: “Empecé a viajar sola a los 13 años, cuando venía a Neuquén Capital a entrenar con la selección. Y luego, en cada club, me fui formando. De todos los procesos me llevo algo y lo agradezco porque hoy en día todo eso me forma como persona”.

¿Cómo fue tu experiencia con la Selección Argentina?

Fue hermoso, una oportunidad enorme, conocí a un montón de chicas y entrenadores que me nutrieron un montón en lo que es mi juego hoy en día y me ayudaron a crecer. Lo tomé como un súper aprendizaje más allá de si quedaba o no siendo parte del equipo.

En Quimsa tuviste a posibilidad de salir campeona. ¿Tuviste que resignar muchas cosas para poder jugar ahí?

Sí. Lamentablemente el básquet femenino no está tan profesionalizado como el de los hombres que, si están en la Liga Nacional, se pueden dedicar solo a jugar al básquet; las mujeres no. Nosotras tenemos que migrar para jugar en algún club. Estoy estudiando Medicina en la UBA y muchas veces tengo que adaptar mi carrera o dejar algunas materias. O me tengo que mudar como cuando estuve viviendo 6 meses en Santiago en 2018 y dos meses y medio este año. Es difícil posicionarte en el básquet femenino sino haces muchos sacrificios, en ese sentido. Tenemos que dejar de lado cosas de nuestra vida para cumplir nuestros sueños.

¿Cómo fue la convocatoria para jugar en el equipo de El Biguá?

El que se comunicó conmigo fue el Boti (Mauricio Santángelo) y me hizo la propuesta. Y, además de que me sirve un montón poder jugar, hay una realidad y es que siempre me gustó jugar en mi provincia y muy pocas veces tuve la oportunidad. Por otra parte, el Club siempre me gustó, me encantan las instalaciones y conozco a mucha gente que labura acá y me parecen excelentes personas. Entonces la oferta cerraba por todos lados. Además, entiendo que también puedo sumarle algo al equipo.

¿Cómo te sentís con Las Bigualas?

A la mayoría de las chicas ya las conocía por haber compartido algún seleccionado de Neuquén o partido y tenemos un grupo humano muy lindo. Tanto las jugadoras como el equipo técnico, nos complementamos muy bien y eso es un factor muy importante que se nota dentro de la cancha.

¿Y qué te gustaría aportar al equipo?

Como digo siempre, no vengo a reforzar nada porque el equipo está súper conformado, tenemos jugadoras con muchas cualidades, pero tal vez sí pueda complementarme en algunas cosas. Creo que dando lo mejor en defensa puedo ayudar al equipo, así que espero poder aportar desde ese lado. Además, soy una jugadora que habla y grita mucho (risas), aliento a mis compañeras, y creo que el factor anímico también es muy importante en un torneo como este que amerita que estemos unidas.

¿Cómo te llevas con la dirección de Boti Santángelo?

A Boti lo conozco hace años y es un entrenador de una tremenda trayectoria, uno de los grandes referentes que tiene Neuquén. Estamos en un momento en el que el deporte femenino está creciendo y está bueno que alguien como él lleve la voz cantante, que nos guíe en todo lo que venimos creciendo. Y el Club está para pelear cosas lindas, está la infraestructura, el cuerpo técnico, están las jugadoras, así que me parece que su presencia es súper fructífera para todos.

“Siempre que mi carrera deportiva y universitaria sean compatibles voy a seguir jugando a este deporte. El deporte no se deja nunca”, concluye.

Charlemos!
Podemos ayudarte?
Hola!
En qué podemos ayudarte hoy?