Aprovechá la Promo Nuevos Socios
13 mayo, 2022
Comunicado: cómo se aplican los ajustes de la cuota social
3 junio, 2022

“Me trajeron para esto y era lo que yo tenía ganas de desarrollar”

El coordinador deportivo de nuestro club, Gastón Pedalino, habla de todo: los desafíos deportivos, las obras en marcha y las ampliaciones con las que sueña.

 

El Biguá no para de crecer. Pero los tiempos recientes no fueron fáciles. En esta charla con “El Oso”, el coordinador deportivo de nuestro Club, nos cuenta cómo fue asumir su rol en plena pandemia, el desafío de reorganizar las actividades deportivas y sociales, y anticipa las obras que se vienen. Con la mente puesta en el crecimiento en infraestructura, y sin quitar el foco en la competitividad de las actividades del club, sueña hasta con la pileta cubierta.

El principio

Cuando asumiste como coordinador deportivo del Club, a principios del 2020, todo parecía imposible. ¿Cómo fueron esos comienzos?

En marzo asumo y justo al mes nos agarra la pandemia y empezamos un ciclo de cambios. Nos sirvió mucho para crecer, porque tuvimos que reestructurar muchas cosas. La masa societaria del club también se tuvo que acomodar a las nuevas formas para ir avanzando, a los protocolos en las actividades, etc. Se perdió una cantidad muy grande de chicos. Ya no podíamos hacer deporte en espacios cerrados, como Básquet, Vóley, o Kangoo. Después de varios meses, se empezó a abrir con Tenis y Canotaje. Al principio era un protocolo de 45 minutos. La gente venía, jugaba y se iba. No se podían ni saludar, era todo un tema.

¿De dónde venías antes de asumir la coordinación deportiva?

Soy profe de educación física y, actualmente, trabajo en dos escuelas. Hacía 3 o 4 años que no trabajaba en clubes por una decisión personal. Soy entrenador de Básquet, estuve en equipos de la Liga Nacional, como Independiente de Neuquén, Atlético Regina, y después trabajando con un grande del Básquet como fue Sebastián Uranga de la Selección Argentina, un monstruo. También trabajé en Santa Fé en un club de Reconquista. Cuando me surgió la propuesta, me gustó el desafío de coordinar un club, de organizarlo, de llevar adelante cosas lindas y hoy el club está trabajando al 100%.

Llegaste con el firme propósito de desarrollar la parte deportiva del club, porque históricamente fue un club más social que deportivo. Hoy en día está nivelado tanto en lo formativo como en la competencia. ¿Cómo fue llevarlo a cabo?

Una de las primeras charlas que tuve con el grupo de la Comisión Directiva fue ver cuál era la idea de ellos, y a medida que fuimos dialogando llegamos a un acuerdo. Tanto en lo social como en lo deportivo, El Biguá es un club grande, y los deportes estaban desarrollados, como el Vóley o el Básquet o el Tenis, pero no tenían ese salto de competitividad que se buscaba. Con el Tenis, Juan (Silvera) tiene una escuela de tenis tremenda pero recién ahora, desde hace un año y medio, trabaja con un grupo de menores que viene compitiendo en otros niveles. Y está teniendo muy buenos resultados.

También, vimos que había muchas cosas a tener en cuenta antes de encarar un emprendimiento como lo que está pasando hoy con el Torneo Federal. No estaban dadas las condiciones ni la estructura, y se podía poner en riesgo la integridad monetaria del club. Entonces la idea fue proyectar eso, que se vayan dando las situaciones, tanto con los deportes consolidados como el Vóley y el Básquet, y que en el mismo carro vayan también las otras disciplinas.

Formar y competir

¿Aumentar la oferta de disciplinas deportivas también fue otro de los objetivos? Hoy el club cuenta con 13 deportes que tienen continuidad.

Si, se empezó con 7. Pero las disciplinas que estaban eran más para los chicos que para los socios y se buscó un equilibrio. La oferta también tenía que ser para el socio, para todo el grupo familiar. Queríamos que la mamá que venga a traer a su hijo a hacer Básquet, Vóley o Tenis pueda hacer Yoga o Pilates. Y pudimos coincidir con buenos profes que hoy van llevando las actividades muy bien. También se pensó una actividad para una franja de edad que sufrió mucho la pandemia, los adultos mayores. Empezamos Gimnasia para Adultos con un grupito chico y hoy tenemos 60 personas haciendo actividad física con los profes Marta y Agustín, trabajando cada uno con su grupo. En el verano también trabajaron en la pileta, aprovecharon todos los espacios que teníamos y se los brindamos, se lo merecían.

¿Cuántos deportistas vienen regularmente a practicar alguna disciplina?

De lunes a viernes circula mucha gente. Hoy el club tiene más de 3.000 deportistas y tenemos una situación muy particular y es que tenemos muchas disciplinas con lista de espera porque están llenas. Juan Silvera debe tener más de 100 chicos participando en la escuela de Tenis. Escalada tiene más o menos lo mismo, y hay 100 nenes que hacen E.F.I con los profes Karen y Nico. Vóley tiene casi 250 anotados, cuando después de la pandemia empezamos con 20. Y con Básquet pasó lo mismo. De tener 100 chicos después de la pandemia, hoy vienen casi 500.

 

El Básquet y Vóley del club ya tiene cierta trayectoria deportiva. ¿Cuál es el balance que hacés de la parte competitiva de estos deportes?

En la parte competitiva, la verdad, nos estamos posicionando y nos podemos posicionar mucho más. El proyecto está en ser protagonistas. En Vóley se está haciendo todo un desarrollo deportivo y las chicas que jugaron la Liga Nacional en enero ya clasificaron de nuevo y ya tuvimos una reunión con los padres, tanto en femenino como en masculino, para hacer competencias afuera. Y está proyectado irnos a jugar la Superliga a Buenos Aires.

En Vóley estamos arriba, en un nivel de competencia muy alto. En Sub 15 municipal presentamos 3 equipos por la cantidad de chicos que hay. En mini Vóley hay 70 chicas, y a las que están en otros niveles hay que darles más competencia, buscándole torneos afuera. Esa es la idea que tiene Ariel, el entrenador. Y con Básquet la punta de flecha fue el Federal Femenino que fue un desafío tanto para el club como para la Comisión Directiva porque había que empezar a traer jugadoras, buscar sponsors, etc. Y la idea fue siempre que los recursos para estas cosas salieran de sponsors y no de la cuota social del club que es para hacer infraestructura. Y hoy el Básquet, por ejemplo, se sustenta solo.

Hay equipo

Dentro del staff de profes que tiene hoy el club, hay profesionales muy reconocidos en cada disciplinas. El profe Balquinta y Eugenia, son internacionalmente conocidos en Pádel, Ariel tiene una gran trayectoria como entrenador de Vóley, el Boti es número 1 en Básquet, Juan Silvera tiene una de las escuelas de tenis más consolidadas de la región, Aníbal ha competido en Panamericanos de Canotaje y podemos seguir enumerándolos. Contanos sobre ellos.

Si, Aníbal es uno de los pocos instructores de Canotaje con título a nivel nacional y está con Ismael, que trabajó con la gente de Balboa, armando botes, conoce todo sobre Canotaje y se crió adentro de un río. Facu y Lucas de Escalada son dos genios laburando y están sumando dos profes más de la misma calidad. Dami y Seba en el Gimnasio hacen un gran trabajo también. El equipo de Tenis que acompaña a Juan, también son unos grandes. Y en Básquet, en 12 años, se hizo un trabajo espectacular gracias al Pichu Boscardín, que hoy sigue trabajando acá y está manejando el minibasquet con un gran staff. Y con la incorporación del Boti se potenció lo que se venía haciendo, un técnico que dirigió Liga Nacional, una persona reconocida a nivel nacional como Ariel en Vóley. El haberlos traído y ponerlos a la cabeza de un equipo fue un salto de calidad. Y después tenemos disciplinas nuevas como Kangoo, Yoga y Pilates que están creciendo cada día y con profes muy formados en cada área.

 

Manos a la obra

El Club tiene en el horizonte ampliar los espacios para el deporte. En ese marco, se está llevando adelante la obra del microestadio que será principalmente para la práctica de Vóley, pero también lo podrán usar otras disciplinas también. ¿Qué se viene con esta obra? 

 

Hoy estamos escasos de espacios, por eso se activó la obra microestadio. Todavía le falta. Estamos ampliándolo 15 metros más para tener canchas con medidas reglamentarias. La idea es hacer oficinas nuevas, el gimnasio de pesas que ya necesita otro lugar porque el que tienen les quedó chico. Y también se proyectó que las actividades deportivas no se detengan en verano.  Esto es como un Tetris, tenemos que ir acomodando las piezas como para que las instalaciones den y no afectar el espacio de esparcimiento que tiene el club. Tratamos de aprovechar espacios que por muchos años estuvieron abandonados, como el lugar donde se iban a hacer los albergues. Entonces, una vez terminado el microestadio empezamos con eso.

Llegaste al club, planteaste objetivos y se van cumpliendo. ¿Cómo ves al club dentro de una temporada más?

Si logramos techar la pileta y meter natación, somos los número (ríe).

¿En oferta deportiva?

En calidad de club. Tenemos 13 disciplinas como ningún club de Neuquén. Pero tenemos una deuda que es la cancha de fútbol. Lamentablemente cuando hicieron el cerramiento del canal rompieron la cancha que había pero este año yo creo que va a estar dentro de la planificación para incorporar Fútbol, Hockey para menores u otras disciplinas. Mi objetivo es tener las dos canchas y los dos gimnasios terminados para darle prioridad a Vóley y Básquet, para que tengan su espacio único como lo tienen el Tenis con sus canchas, Canotaje o Escalada con sus muros. Eso sería tremendo.

Todo este desarrollo y objetivos no se podrían llevar adelante sin el apoyo y las ganas de crecer del equipo que forma la Comisión Directiva y todo el personal del Club, tanto de administración como los cancheros, porteros, limpieza y mantenimiento. Ellos son clave para que las cosas sucedan.

Charlemos!
Podemos ayudarte?
Hola!
En qué podemos ayudarte hoy?